DIRECCIONES SIMBÓLICAS Y CÚSPIDES PROGRESADAS


DIRECCIONES SIMBÓLICAS Y CÚSPIDES PROGRESADAS

Para la utilización de los diferentes métodos de “direcciones” deberé recurrir a procedimientos estrictamente matemáticos, donde no es necesaria la utilización de efemérides astrológicas para la obtención de resultados, más allá de lo sustancialmente necesario en el momento de la construcción de la carta natal. Es decir que con solo tener a mano una carta natal con el detalle de todos sus elementos constitutivos y una calculadora que nos asista en la tarea, podemos disponer de un sinnúmero de métodos de pronóstico a partir de lo que genéricamente conocemos como sistema de “direcciones”. 

El mundo de las “direcciones” plantea como eje interpretativo los conceptos de “promisor” y de “significador” aunque deberíamos extender este concepto, no sólo a los sistemas de pronóstico basado en métodos “direccionales” sino a todos los sistemas de pronóstico en los que estemos buscando un resultado proyectado en el tiempo. Denominamos “significador” a todo elemento de la carta natal que se encuentra fijo y que por sus características es el portador de los significados de la casa que representa o de un significado sobre el que posteriormente actuarán los “promisores” modificando con sus diferentes características interpretativas y en el tiempo en que mensuremos su movimiento mediante la clave que hayamos decidido utilizar, aquello que nos indica el “significador”.

Pese a que, tal como planteamos anteriormente, estos dos conceptos son el eje interpretativo de los sistemas direccionales, nada mejor que ejemplificar su efecto con los conocidos tránsitos planetarios como para comprender mejor su efecto en el tiempo.